16 junio
Madrid historia y belleza

Madrid historia y belleza





Capital de España y de la Comunidad Autónoma de Madrid. Con una población superior a los tres millones de habitantes, Madrid es la ciudad más grande y poblada del país, tercera en la Unión Europea tras Berlín y Londres. Casi un cuarto de sus ciudadanos son extranjeros. Aunque el idioma oficial es el español, cada vez es más habitual encontrar a gente que hable o entienda el inglés.

Se dice que el madrileño no existe. Madrileños de pura cepa hay pocos, a pesar de la cultura propia de esta tierra, con la que los habitantes de la capital se sienten cada día más identificados. Lo cierto es que, hasta hace muy poco, los habitantes de Madrid procedían de Andalucía, Extremadura, Castilla La Mancha, incluso, Galicia. La capacidad viajera de todas estas gentes, inmigrantes en la gran urbe, ha hecho mella en el ambiente madrileño y ha contagiado a todos.

La cultura madrileña, de por sí, es ya turista. El turismo forma parte del entender de las gentes de la capital, sedientas todas de nuevas vistas y maneras de vivir, pero la falta de tiempo consume nuestras vidas, de ahí que los madrileños, que no han renunciado al turismo en absoluto, prodigan cada vez más las salidas de un día, aquéllas que pueden realizarse en muy poco tiempo y con las que aprovechar el escaso ocio del madrileño.



5 Lugares de que no te puedes perder en Madrid

1 – Museo Reina Sofía. Aunque los afamados Museo del Prado y Museo Thyssen acaparan a la mayoría de los turistas que visitan Madrid, esta maravillosa pinacoteca es la favorita de esta guía de viajes. Inaugurado en el 1986 en el antiguo Hospital General de Madrid, y ampliado (en casi un 60 %) por el arquitecto francés Jean Nouvel, en 2005, en una soberbia reestructuración no exenta de polémica, este Museo Reina Sofía contiene algunas joyas esenciales en el arte del siglo XX, como el Guernica de Picasso o Muchacha en la Ventana de Salvador Dalí. Imprescindible. Metro Atocha.

2 – Barrio de La Latina. Aunque normalmente atestado de turistas, este barrio (que ocupa gran parte del llamado Madrid de los Austrias) corresponde a una de las partes más antiguas (y hermosas) de Madrid. Característico por sus calles estrechas y amplias plazas, vagabundear por este barrio, por calles como Toledo, Cava Baja y Alta, del Ángel… o dejar que el anochecer nos sorprenda en plazas como la Paja o la Cebada, es una pequeña maravilla que ningún visitante de la ciudad debería perderse.

3 – El Rastro. En el barrio de La Latina, en torno a la plaza del Cascorro, se celebra el mayor mercado al aire libre de Europa: El Rastro de Madrid. Desde 1740 se venden aquí todo tipo de productos, normalmente alejados del mercado tradicional, como libros de segunda mano, revistas, discos, muebles antiguos, cuadros, radios, cámaras de fotos de dudosa procedencia, mascotas, ropa de segunda mano… prácticamente cualquier cosa que se pueda adquirir… está disponible en el Rastro de Madrid (Metro La Latina o Puerta de Toledo, todos los domingos y festivos).

4 – Barrio de Malasaña. Madrid es una ciudad de barrios, de pequeñas ciudades interconectadas entre si… En pleno corazón de la ciudad, limitada por la Gran Vía y las calles Fuencarral, San Bernardo y Carranza, encontramos este pintoresco barrio, popular por su animada vida nocturna y por ser unos de los barrios canallas de la ciudad. Aquí comenzó (y vivió y murió) la popular movida madrileña en los años 80. Aunque poco queda de esos alocados (y sublimes y libertarios) años, Malasaña (o barrio de las Maravillas, que nos gusta más) es una visita imprescindible para todo viajero. Metro Tribunal.

5 – Museo Cerralbo. Al igual que el casi desconocido Museo John Soane en Londres, esta casa - museo Cerralbo (Calle Ventura Rodríguez 17, Metro Ventura Rodríguez o Plaza de España) es uno de los museos más deliciosos (y desconocidos) de la ciudad. Colección privada de antigüedades, lienzos, libros, grabados, muebles… que bien merecen una parada. No te decepcionará.

Lugares para visitar cerca de Madrid

El habitante de la capital aprovecha, además, el incomparable marco que rodea Madrid. Ciudad como Toledo, Cuenca, Ávila, Segovia, localidades como El Escorial o Sigüenza y Aranjuez y parajes como el parque natural de Peñalara se han convertido en los oasis en los que los madrileños van a calmar su sed de cultura y tiempo libre.

Sólo los atascos de las grandes carreteras interrumpen las buenas intenciones de los madrileños, que pueden encontrar otros medios de transporte idóneos. El tren aparece como el medio ideal para llegar a todos, esos lugares sin preocuparse si quiera de la carretera. Y es que la ausencia de pesados equipajes, y el carácter de la visita, que necesariamente ha de ser rápida y económica, contribuyen aún más a la elección de este medio de transporte.

Afición Muchos madrileños, a pesar de todo, aún no han probado este modo de hacer turismo, de conocer rincones plagados de historia y de belleza, lo cierto es que la mayor parte de las salidas las realizan madrileños que repiten y que creen firmemente en el atractivo de esta nueva forma de entender un día de ocio. Hoy son muchos los habitantes de Madrid que optan por coger el tren o el coche un domingo cualquiera y encaminar sus pasos hacia Toledo, El Escorial, Aranjuez, Cuenca … y pasar un agradable día en compañía de la familia sin equipaje, sin molestias y haciendo posible que sus hijos conozcan otros lugares de evidente interés histórico y cultural.

La afición se lleva dentro pero también se crea la cuestión es empezar y una vez que se empieza no se pueden parar. Toledo constituye, quizá, el destino predilecto de los madrileños las buenas comunicaciones entre esta ciudad y Madrid contribuyen al hermanamiento entre las dos poblaciones y sus habitantes que prácticamente comparten una misma forma de entender la vida.

Aun así, los madrileños prefieren Toledo, quizá porque el centro histórico de la capital castellano manchega les haga olvidar las prisas y el ajetreo de los días laborables. El Escorial ciudadela de granito, Cuenca ciudad encantada y colgada; Ávila cuna de Santa Teresa, las yemas y las almenas; Segovia, reflejo de siete culturas; Sigüenza, paseo por el medievo; Salamanca, universidad de piedra; Aranjuez, el centro de los reales sitios, y la sierra de Guadarrama plagada de parques de interés ecológico, constituyen los lugares que un madrileño no puede dejar de visitar.

Las Maletas del Viajero

Documentación

  • DNI o pasaporte en vigor.
  • Tarjeta Sanitaria, para ser atendido, en caso de urgencia, en cualquier centro hospitalario público de la ciudad.

Clima y horarios

  • Debido a su situación geográfica en el centro de la meseta peninsular, los meses estivales son extremadamente calurosos y los meses de inviernos son fríos y con abundantes lluvias. Quizá, los meses de primavera y otoño sean los mejores para hacer turismo por la ciudad.
     
  • Si algo define Madrid es que sus horarios, tanto comerciales, como de museos y bares, es extremadamente amplio. Casi todas las tiendas mantienen sus puertas abiertas hasta las 10 de la noche. Es normal ver a gente cenando en restaurantes pasadas las 12 de la noche, y los bares permanecen abiertos hasta las 3 de la madrugada, prácticamente todos los días de la semana. Casi todos los museos permanecen abiertos hasta las 8 de la tarde.

Cómo llegar, transportes

  • El Aeropuerto Internacional de Madrid - Barajas, está a 12 kilómetros de la ciudad y ofrece vuelos diarios a casi todas las ciudades españolas con aeropuerto. Podréis encontrar billetes de avión, a precios asequibles, casi con cualquier compañía, aunque nuestras preferidas con las low-cost Ryanair o Vueling.
  • Para desplazarse al centro de Madrid desde el Aeropuerto, la mejor opción es el Metro, abierto hasta las 2 de la madrugada y conectado con todas las terminales del Aeropuerto. Desaconsejamos el taxi: no bajará de los 40 euros y los taxistas de Barajas son famosos por sus malos modales. También hay autobuses que os llevarán al centro de la ciudad, aunque menos frecuentes y bastante lentos.
  • Otra buena opción para llegar a Madrid es el tren: se trata de una opción cara, pero más segura y sin los habituales retrasos aéreos. (España es, actualmente, el país con mayor número de kilómetros de Alta Velocidad en construcción). Otra manera de llegar es por carretera, no muy recomendable los fines de semana, por los grandes atascos de salida – entrada a la ciudad.
  • Aunque la mayor parte de sus monumentos y zonas de interés están por el centro, Madrid es una ciudad grande y necesitarás desplazarte usando el transporte público. El mejor medio de transporte para desplazarse por Madrid es, con diferencia, el Metro: rápido, seguro, barato y con un horario extensísimo (abierto hasta las 2 de la madrugada todos los días de la semana). Madrid tiene un tráfico intensísimo: olvídate del coche particular. Los autobuses sufren los mismos atascos. Los taxis son carísimos, y muchos taxistas madrileños han sido denunciados por alargar las carreras de los turistas para “hinchar” la factura. Compra un billete de 10 viajes para el Metro de Madrid (también válidos para cualquier autobús urbano) y olvídate.
  • Aunque Madrid tiene fama de ser una ciudad peligrosa, en especial para los turistas, esta “percepción” no corresponde con la realidad. Las calles del centro suelen estar repletas (a casi todas horas, día y noche), llenas de vida y bien iluminadas. Es habitual encontrarse con presencia policial en las zonas más turísticas, y los atracos violentos no son frecuentes. Pese a ello, ten precaución con los carteristas, en zonas concurridas, y lleva tus objetivos de valor controlados en todo momento.

Imprescindibles

  • Madrid presume de tener algunas de las mejores pinacotecas del mundo en la misma calle. El Museo Nacional del Prado, el Museo Thyssen – Bornemisza, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía o el recientemente inaugurado Caixa Forum, están en el Paseo del Prado, a pocos metros los unos de los otros. Visitarlos todos, durante un fin de semana, es un imposible. Entra en sus webs, mira sus colecciones, y elige uno. A nosotros nos gusta el Thyssen, aunque si eres un fanático del arte moderno, elige el Reina Sofía.
  • La Gran Vía, que acaba de cumplir 100 años, ha sido, es y será, más que una calle esencial para la ciudad. Punto de encuentro, tanto de madrileños como de visitantes, arranca en la calle Alcalá (muy cerca de la Plaza de Cibeles y el Paseo del Prado), en el impresionante edificio Metrópolis, pasando por la recientemente remodelada Plaza del Callao, hasta llegar a la Plaza de España. Este trayecto no es sólo un hervidero de gente de toda clase y condición, sino una parte fundamental en la historia de Madrid. Cada edificio, cada calleja, cada bar, cada tienda… parece tener una historia que contar. Anda por ella, piérdete, mira a la gente que te cruzas, entra en el bar Chicote y toma una copa, párate en sus escaparates, descansa en los jardines de la Plaza de España, cerca del (ahora) abandonado y mítico Hotel Plaza o la Torre de Madrid… disfrútala sin prisas. Merece la pena.
  • Madrid de los Austrias (también conocido como Barrio de los Austrias), hace referencia al primitivo trazado medieval de la ciudad y a su posterior expansión urbanística iniciada por la Casa de Austria, al convertir Madrid en capital del Reino, en el siglo XVI. Coincidiendo con el centro de la ciudad, este barrio contiene algunos de los monumentos y plazas más visitados por los turistas: o Si hay un lugar archiconocido en Madrid (gracias, en parte, por la retransmisión de las Campanadas de Año Nuevo) es la Puerta del Sol. Aunque no es una plaza especialmente llamativa o cautivadora, es un gran punto de partida para recorrer todo el centro de Madrid. Aquí se encuentra el popular kilómetro cero, de todas las carreteras radiales españolas. o Esencial es visitar la Plaza Mayor, con su deliciosa Casa de la Panadería (no dejéis de contemplar sus maravillosos frescos frontales). Fundada en el siglo XV como un gran mercado al aire libre y posteriormente transformado en escenario de actos público, la Plaza Mayor es actualmente un punto de encuentro para madrileños y visitantes. No dejes de visitar el Arco de Cuchilleros, uno los antiguos accesos a la plaza. Aquí puedes encontrar algunos bares y restaurantes muy visitados por los turistas, como el restaurante Sobrino de Botín, que presume de ser el más antiguo del mundo. Goya trabajó en sus cocinas y Hemingway solía comer allí. Da una vuelta por la zona, pero no entres en ninguno: no verás a ningún madrileño en ellos. Son para los turistas. o Otros espacios monumentales que podrás encontrar por el barrio son la Plaza de Oriente, con el Palacio Real y la Catedral de la Almudena; o la Plaza de la Paja, para muchos la más hermosa de Europa y con el único resto medieval en pié de todo Madrid: la Iglesia de San Andrés. Deambula sin prisa por el barrio, casi sin mapa: te perderás algunos monumentos importantes, pero seguro encontrarás otras joyas en tu vagabundeo.
  • Madrid, como cualquier ciudad mediterránea, es una ciudad de barrios. Destacamos dos: Chueca, barrio gay por excelencia, con algunos de los mejores restaurantes, bares y discotecas de toda España. Eso sí, todos carísimos. Y nuestro favorito, Malasaña o Barrio de las Maravillas (metro Tribunal). Dédalo de calles y callejas alrededor de la Plaza del Dos de Mayo, el barrio está lleno de pequeñas tascas, locales de comida rápida, cervecerías, pubs, librerías… y repleto de vida y gente, a todas horas… Famoso por ser el escenario donde comenzó la Movida Madrileña.  

Dónde dormir, comer y salir

  • Madrid tiene una de las mayores ofertas hosteleras de toda Europa, pero a un precio considerablemente alto, en muchos casos superior a la media europea. Preferimos hoteles modestos, pero céntricos. Dormir en Madrid es fácil. Nos gustan:
    • Hostal Buenos Aires (Gran Vía, 61) o el Hotel El Prado (Paseo del Prado, 11), asequibles, céntricos y recientemente renovados.
    • La Posada de Huertas (Huertas, 21) es uno de los hostales juveniles más demandados de Madrid. Barato, limpio y excelentemente ubicado. Deberás reservas con semanas de antelación, pero merece la pena.
    • Si quieres (o puedes) gastarte algo más, busca cualquier hotel de la cadena High Tech por el centro: hay varios y todos de alta calidad, a unos precios más que razonables. Tambien nos gusta la nueva (y modernísima) cadena hotelera Room Mate.
    • Otra muy buena opción es la del alquiler de habitaciones Madrid, así como la del alquiler de apartamentos, ya que es una forma económica de alojarse en la capital. 
  • Además de la grandes cadenas de restauración que, cada vez más, invaden las calles de cualquier ciudad europea (y que bien pueden sacarnos de un embrollo en un momento dado), Madrid sigue teniendo pequeñas tascas y bares con menús diarios, a precios muy razonables y de buena calidad. Para comer y cenar en Madrid, los aledaños de la Plaza de Santa Ana (Metro Sevilla) están llenos de bares de tapas. No son baratos, pero tampoco te dejarás la cartera. Eso sí, el servicio, en Madrid, deja bastante que desear. Es habitual que tarden un poco en traeros la comida o que los camareros no sean todo lo amables que debieran.
  • Si algo tiene, y presume, Madrid, es por su gran capacidad de diversión, prácticamente todos los días de la semana. Los aledaños de la Plaza de Santa Ana y la calle de las Huertas (muy cerca de la Puerta del Sol) es una de las zonas preferidas por los madrileños (y por muchos turistas): bares, restaurantes, tascas de tapas, pubs, cervecerías… Aquí están las famosas Cuevas del Sésamo (Calle del Principe, 7), donde podrás beber la que (dicen) es la mejor sangría de Madrid. Otro barrio a tener encuentra, para disfrutar de la noche madrileña, es Malasaña, que todavía conserva algunos de los bares míticos de la Movida Madrileña, como La Vía Láctea (Velarde, 18) o El Penta (Calle de la Palma, 4). Indispensables. Otro protagonista de la noche de Madrid es el gin tonic. Desde hace poco, muy de moda en toda la ciudad. El barrio de Malasaña tiene algunos de los mejores bares y cóctelerias para tomar gin tonics en Madrid. Barbaroi (Calle San Vicente Ferrer, 32), La Realidad (Corredera Baja de San Pablo, 51) o La Prudencia (Espíritu Santo, 40), son los favoritos de esta guía de viajes de Madrid.
  • Desde hace algunos años, los musicales gozan de gran popularidad (Madrid ya es la segunda ciudad europea, tras Londres, donde más espectáculos de este tipo de estrenan), y la Gran Vía los concentra todos. Aunque son algo caros, muchos turistas, de toda España, aprovechan su estancia en Madrid para disfrutar de ellos.

Nuestra Opinión

  • Madrid es una ciudad inmensa, y verlo todo, en unos pocos días, es imposible. Pero con un poco de orden, y sin agobios, puede ser toda una experiencia. Se trata de una ciudad rica, llena de historia, muy viva, donde se vive casi sin descanso, agobiante muchas veces pero fascinante otras. Atrévete y no te arrepentirás.

Compartir en Google+ Facebook Twitter



Lo más Reciente en el Blog






Artículos Populares

Los monumentos mas importantes para ver en Paris
25 de mayo

Los monumentos mas importantes para ver en Paris

Consejos para visitar Paris por poco dinero
23 de julio

Consejos para visitar Paris por poco dinero

Viajar a la gran barrera de coral
25 de mayo

Viajar a la gran barrera de coral

Teotihuacan las piramides de Mexico
28 de enero

Teotihuacan las piramides de Mexico

Turismo en Colombia avistamiento de ballenas en Choco
29 de junio

Turismo en Colombia avistamiento de ballenas en Choco